Un Aporte Social a Través de la Cultura

El pasado Jueves 23 de julio del 2015 la Corporación FDC tuvo la iniciativa de auspiciar una actividad de carácter preventivo contra  las drogas apoyado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito (UNODC) junto con el Teatro Mozart y dirigida a 50 niños en riesgo social de edades entre 9 y 12 años de la escuela de dos cercas de desamparados. Begoña Gómez, experta en Reducción de la demanda de drogas de las Naciones Unidas le hablo a los niños sobre la importancia de valorarse como seres humanos y rechazar con firmeza invitaciones para involucrarse en actos ilícitos así como no admitir el bulling o cualquier conducta que los miniminice como seres humanos. Se les mostro actividades alternativas como la música para que ellos descubran sus talentos y los cultiven para alejarse de actividades que no los hagan crecer y más bien abracen las actividades que los hagan desarrollarse como mejores seres humanos y se redescubran y deleiten en lo que son capaces de hacer.

El tenor peruano John Schofield y la soprano Giselle S. Lamicq, artistas liricos consagrados y de vasta experiencia artística, fueron los encargados de motivar a los niños y los instaron a cantar, dándoles bases de técnicas del canto. A raíz de esta actividad hubo dos niñas que dijeron que querían ser cantantes y a las cuales se les apoyará por medio  del Teatro Mozart para alcanzar sus sueños y realización personal. A las niñas Lineth  y Hazel  se les dará el seguimiento necesario para que sean ejemplo a otros niños de que siempre se pueden alcanzar las metas si así lo desean.

Por otro lado, la doctora Kattia Muñoz atendió a los niños para evaluar su estado de salud y recomendar alimentos al alcance del bolsillo de los padres para que se nutran y tengan un desarrollo físico saludable, unido a un crecimiento mental correcto y con una dirección hacia las posibilidades que los hagan crecer como seres humanos sanos en todos los aspectos de su vida a pesar del entorno de riesgo social en el que viven inmersos permanentemente.

Esta iniciativa altruista del empresario Frank Castagnet también se llevó a cabo el pasado martes 5 de mayo del 2015 en Panamá, en el instituto Nuestra Señora de la Merced ubicado en Chorrillo y en donde se atendieron a 27 niños de edades entre 10 y 11 años. La empresa Panamédica Medical Center del empresario Castagnet evaluó a los niños y luego hubo actividades musicales y deportivas para ofrecerle a los niños otras alternativas saludables y alejarlos de esta manera de actividades ilícitas. Estas actividades de bien social por medio de la cultura son regalos totalmente gratuitos patrocinados por el empresario panameño Frank Castagnet que a su vez han sido apoyados por las Naciones Unidas y el Teatro Mozart para dar un aporte positivo a la comunidad.

Luego de esta actividad de bien social dirigido a los niños de riesgo social para incentivar sus talentos artísticos, la Empresa FDC, la UNODC y el Teatro Mozart apoyaron el concierto realizado el viernes 24 de julio del 2015  en el Teatro Mozart en San Francisco de dos ríos ,San José, como cierre a esta actividad en donde se muestra al arte como una alternativa eficaz en la lucha contra las drogas y el delito. El concierto se intitulo “Lirica para ti” y contó con la brillante participación de la soprano Giselle S. Lamicq, y el tenor peruano John Schofield, asi como del pianista, compositor y director José Francisco Víquez. Además hubo tres números  hacia el final del programa con la participación del Mozart Chorale y de la orquesta Voces del mundo, dirigidos por José Francisco Víquez. La numerosa concurrencia colmo de aplausos a los participantes lográndose un ambiente de alta comunicación artística entre intérpretes y un público receptivo.

Giselle S. Lamicq mostro una voz potente y dúctil con capacidad para notas agudas brillantes, registro medio aterciopelado y pianísimos encantadores. El tenor peruano John Schofield demostró su elegante presencia y facilidad como actor en escena, y nos deleitó con una voz potente de tenor dramático con impresionantes notas agudas que despertó gran entusiasmo en el público. Los primeros números fueron acompañados al piano por el pianista José Francisco Víquez quien se siente a sus anchas acompañando cantantes produciendo sonidos que hagan resaltar la voz y la belleza de las arias que se interpretaron. Las arias interpretadas por la soprano en la primera parte, a saber: Sola perduta abbandonata, Vissi d’arte y Un bel di vedremo (todas de Puccini) nos hicieron una reseña de gran calidad vocal e interpretativa de tres diferentes operas del maestro italiano.

Por su lado, el tenor John Schofield inicia el programa con un aria antigua del compositor italiano Vincenzo Bellini de la época belcantista que le dio un tono melancólico y sentido a la primera parte del programa. El tenor en el aria de la opera Tosca E lucevan le stelle nos hizo sentir la tragedia de Mario Cavaradossi ante su inminente muerte. Con el aria Amor Ti vieta de Umberto Giordano el tenor nos lleva al límite del sentimiento de un amor no correspondido cuando los labios de la mujer amada dicen no te amare. La primera parte termina con el dúo intenso y amoroso entre Sansón y Dalila de la ópera del mismo nombre del compositor francés Camille Saint- Saens. En esta área la soprano nos entrega todo el sentimiento de Dalila al enfrentarse al hombre que ama en secreto. Giselle S. Lamicq con encantadora voz nos eleva al sentimiento amoroso a través de unas de las melodías más bellas de toda la literatura operística. En la misma forma la participación del tenor en esta aria expresa el amor incontrolado que siente por Dalila.

En la segunda parte el poeta (Eduardo Jenkins) y el compositor (José Francisco Víquez) en la bella voz de Giselle S. Lamicq le cantan al aire a quien se le pide que regrese con los himnos que cantan otros pueblos. La bella melodía de esta canción se engrandece en la bella voz de la soprano que termina con trinos que se pierden en la nostálgica tarde. El dúo final de la Viuda Alegre (Franz Lehar), con su ambiente de fin de siglo XIX, triste y decadente hace sollozar al público con su maravilloso vals. En la última parte, con la participación del Mozart Chorale y la orquesta Voces del mundo, la soprano se luce con una expresiva personificación de Carmen (G. Bizet). El dúo de Santuzza y Turiddo de la Cavalleria Rusticana de Mascagni resalto las expresivas voces de la soprano y el tenor transmitiendo al público el dolor de Santuzza por el amor a Turiddu. La noche termina en forma brillante con el conocido brindis de la opera Traviata en que coro, orquesta y solistas se funden en un gran vals de alegría y felicidad. El público premio con un caluroso y extenso aplauso de satisfacción por una gran noche de música y canto. Se cumplió con nuestro objetivo: unir a los pueblos por medio de la música y el arte como alternativa en contra de los males que aquejan a las naciones, de los cuales siempre los sectores más vulnerables son los más propensos a caer y por ende, los que necesitan más de una ayuda firme y decisiva. Gracias al empresario Frank Castagnet por su gran sensibilidad al dar este gran aporte social, al Teatro Mozart por apoyar a esta iniciativa y a la UNODC por amparar a este tipo de actividades.

20150723_122633_resized21 screen_shot_2015-07-28_at_1.49.17_pm

Recommended Posts

Leave a Comment